Imagen

Obsolescencia Programa: el lado obscuro de los empresarios

Autor: Guillermo Rizo Ornelas

     1

Introducción

En una sociedad consumista como la nuestra es muy raro que un consumidor se haga las siguientes preguntas: ¿Cuál es el destino de todo lo que compramos? ¿Cuánto tiempo me va durar lo que compré? ¿Son peligrosos los residuos que compré? ¿Está afectando algún ser humano la industria que fabrica lo que compré? ¿Está destruyendo algún ecosistema la industria que fabrica lo que compré? Estoy seguro de que muy poca gente en el mundo se toma la molestia de indagar, pero esto representa un gran problema para todos los seres que habitamos el planeta, porque al no haber interés por parte de la comunidad es muy fácil que la corrupción resuelva este tipo de problemas, en favor de empresarios que sin escrúpulos buscan un modelo de negocios que les ayude a ganar-ganar, sin darse cuenta que a la larga será un negocio de perder-perder. Ya que todos los fabricantes de este hermoso planeta dependen -quieran o no- de la naturaleza, su más grande proveedora de insumos. Pero no solo el destino final de los residuos es el motivo para encender la alarma ambiental, ya que desde el momento en el que estos residuos son fabricados  existen anomalías hechas de forma intencionada -como la Obsolescencia Programada– que solo empeoran y contaminan ecosistemas que probablemente nunca vuelvan a regenerarse.

Querido lector este humilde trabajo está hecho con la intención de poder sembrar algo de conciencia para conservar lo poco que queda de este único planeta. “La tierra es el único mundo conocido hasta ahora que alberga vida. No hay ningún otro lugar, al menos en el futuro próximo”[1] y es nuestro deber proteger y cuidar todo lo que en ella existe, porque de ello depende nuestra propia vida.

Las fuentes consultadas en este trabajo son fuentes oficiales, diarios conocidos, medios de comunicación, enciclopedias en línea y Organismos No Gubernamentales dedicados a la investigación del manejo de residuos y el cuidado del ambiente.

2

 

Residuos

En la actualidad el país de América Latina que más basura genera es México[2] y de esa basura, según datos oficiales, México genera anualmente 350 mil toneladas al año de residuos eléctricos (SEMARNAT, 2010). Y según la misma fuente “este tipo de residuos es el de mayor crecimiento en el mundo, además de que se estima que el 75 por ciento de este tipo de desechos se encuentran almacenados en oficinas, bodegas o en las casas de los usuarios porque no se sabe cómo disponer de ellos”. Este escenario tan desalentador nos muestra la incapacidad por parte de estado para controlar el manejo de este tipo de residuos que no solo representan un foco de contaminación ambiental, ya que también pueden causar importantes daños en la salud de la población ya que los materiales con los que son fabricados incluyen metales pesados, materiales aislantes y retardantes de flama.

El mal aprovechamiento de los residuos no solo impacta en la salud de las poblaciones o en el daño de los ecosistemas, también genera importantes pérdidas económicas, puesto que al no haber un manejo adecuado es imposible reciclar los materiales componentes de estos aparatos para recuperar plásticos, metales preciosos, metales ferrosos, metales no ferrosos y piezas electrónicas que se pueden reutilizar.

En este sentido es indispensable que los que gobiernan México comprendan que la economía de la, mal llamada, basura se integre en las estrategias de gobierno porque podría representar un importante ingreso para el erario público que en estos tiempos es necesario fortalecer. Y no solo por el hecho de las ganancias que la venta de dichos residuos representa, también por el ahorro que implicaría en la salud pública este país.

 

3

Consumismo

En el transcurso de la historia de la humanidad el hombre ha utilizado los recursos naturales obviando los daños al ambiente que este tipo explotación implica y hasta hace poco tiempo este tipo de daños no se podía notar porque todo parecía indicar que la naturaleza era capaz de recuperarse de los daños que la extracción indiscriminada de recursos naturales le causaban, sin embargo hoy en día sabemos, gracias a diversas investigaciones, que la biocapacidad del planeta ha sido rebasada, debido a que la huella ecológica[3] de la humanidad crece al mismo ritmo que aumenta su población.

La cultura de consumismo indiscriminado es la principal causa del deterioro ambiental, ya que al estar íntimamente relacionada con la explosión demográfica, su principal fuente de alimentación, cada día se fortalece más y lejos de reducir su impacto ambiental lo incrementa día a día.

Es importante señalar que no es lo mismo consumo que consumismo, porque “consumir” se puede definir como una acción que sirve para satisfacer las necesidades, en cambio “consumismo”[4] lo define la Real Academia Española (RAE) como “la tendencia inmoderada a adquirir, gastar o consumir bienes, no siempre necesarios.”. Pero no se trata de satanizar al consumo porque también aporta muchos beneficios a la sociedad humana como lo son; generación de empleos, bienes de salud, alimentos, instituciones de salud, instituciones educativas, medicamentos, transportes, hospitales, infraestructuras, etc…  sin embargo debemos reflexionar cual es la parte de este consumo que nos daña.

Optar por un consumo responsable es hasta el momento la vía más recomendable, ya que vivimos en una sociedad de consumo y nos guste o no estamos obligados a consumir lo que vestimos, comemos, tomamos, etc… es decir, los bienes básicos de los que disponemos.

 

 

4

 

Obsolescencia Programada

En el año de 1881, el famoso inventor y empresario Thomas Alva Edison puso a la venta una bombilla o lámpara que podía durar hasta 2.500 horas, pero unos años después en 1924 un grupo de empresarios europeos que agrupaba a importantes fabricantes de bombillas en toda Europa y Estados Unidos decidieron reducir la vida útil de las bombillas eléctricas a tan solo 1.000 horas, para poder incrementar sus fortunas ya que esta decisión obligaría a los consumidores, de este imprescindible producto, tener que comprar con más frecuencia.

A la decisión de fabricar productos que se vuelvan obsoletos de forma deliberada por parte de los fabricantes se le conoce como Obsolescencia Programada[5]. Esta práctica  se ha vuelto una característica indispensable para que las empresas rediseñen su arquitectura interna de producción. La cuestión de fabricar productos para que no duren y se descompongan en muy poco tiempo, ha deteriorado enormes ecosistemas y generado múltiples enfermedades entre las personas que manejan este tipo de residuos electrónicos, enfermedades que van desde una leve intoxicación hasta casos de cáncer, ya que muchos de los componentes de algunos aparatos electrónicos son altamente tóxicos.

La finalidad de este tipo de práctica poco ética es únicamente el beneficio económico sin importar los enormes problemas que representa para la parte social y ambiental, situación que se contrapone con el objetivo del desarrollo sustentable o sostenible, ya que la ausencia de una correcta gestión de los productos manufacturados de forma obsoleta constituye un enorme foco de contaminación ambiental, de daños a la salud y del deterioro  a la economía de las familias. Países del tercer mundo como Ghana[6] son usados como enormes vertederos de basura electrónica y esto contribuye también a la destrucción de paisajes que jamás volverán a ser espléndidos.

5

En la actualidad existen países como Francia[7] que están tratando legislar para poner fin a este tipo de prácticas que solo enriquecen a unos cuantos, dañan la vida del planeta y salud de sus habitantes; prácticas que dentro de poco tiempo serán eliminadas, ya que la fórmula explosión demográfica + consumismo + obsolescencia programada, pone en jaque la biocapacidad del planeta. La importancia de la decisión que ha tomado Francia obligará a que toda la Unión Europea (UE) tenga que adaptar sus leyes para eliminar la obsolescencia programada de sus costumbres.

La Obsolescencia Programada ha sido descrita por algunos especialistas como “El motor oculto de la sociedad de consumo” y no podría haber una descripción más certera que esta, aunque ahora se anuncie descaradamente en los mostradores de los centros comerciales y esto se puede notar en productos que antes podían durar décadas, ahora solo se ven garantías de fabricación de no más de 3 años.

Basurero tecnologico en Ghana, Africa

[8]Imagen de internet

6

 

Conclusiones

Vivimos en una sociedad de consumo que únicamente está enfocada en generar dinero, incluso a expensas de nuestro propio bienestar  y salud;  la Obsolescencia Programada es la prueba más fehaciente de esto, porque nos empuja a seguir generando residuos contaminantes, sin que haya una verdadera responsabilidad por parte de los fabricantes y de los gobiernos Estado. Si todos los Estados del mundo no deciden emprender un verdadero camino hacia el Desarrollo Sustentable, este tipo de prácticas seguirán siendo avaladas y fomentadas por la corrupción humana, porque para las empresas poco éticas es más barato desechar sus residuos que fabricar objetos de calidad y esto lo hacen sin importar cuantos ecosistemas puedan destruir; ecosistemas que nos brindan valiosos servicios ambientales como el oxígeno y dónde habitan gran cantidad de especies de plantas, animales e insectos, sin los cuales es difícil garantizar la resiliencia de los ecosistemas.

 

Recomendaciones

 Debemos erradicar este tipo de manejos antiéticos y nada sustentables, reciclando, reutilizando, generando buenas prácticas de Consumo Responsable y para lograr que nuestra forma de consumir sea responsable, hay que apoyarnos en organizaciones sin fines de lucro como SOP[9], que nos informen que tipo de productos cumplen con los estándares requeridos, para estar libres de la Obsolescencia Programada.

Necesitamos una verdadera revolución ambiental que fomente el crecimiento de nuevos líderes que puedan negociar con los poderes fácticos para conservar, en la medida de lo posible, los ecosistemas de los cuales dependerán las futuras generaciones.

 

 

 

7

 

Bibliografía consultada

https://es.wikipedia.org/wiki/Obsolescencia_programada

http://www.rtve.es/alacarta/videos/el-documental/documental-comprar-tirar-comprar/1382261/

http://economia.elpais.com/economia/2014/10/31/actualidad/1414761553_335774.html

http://www.eldiario.es/hojaderouter/tecnologia/obsolescencia-programada-leyes-Europa-Espana_0_325117798.html

http://www.movimientosop.org/

http://mrdomingo.com/2011/03/24/ghana-el-basurero-informatico-de-occidente/

http://www.20minutos.com.mx/noticia/b294107/apuestan-por-mexico-para-manejo-de-residuos-de-america-latina/

https://es.wikipedia.org/wiki/Un_punto_azul_p%C3%A1lido_(libro)

https://es.wikipedia.org/wiki/Huella_ecol%C3%B3gica

http://ssociologos.com/2013/10/07/analisis-del-consumo-actual-vivir-es-consumir-i/

[1] Un punto azul pálido: Una visión del futuro humano en el espacio es un libro de Carl Sagan en el cual mezcla filosofía y ciencia para lograr una emocionante, educativa e ilustrada perspectiva sobre el lugar de la especie humana en el universo… fuente: es.wikipedia.org

[2] Actualmente, México es uno de los países con más población urbana… y que más basura genera de América Latina. Fuente: http://www.20minutos.com.mx

[3] La huella ecológica es un indicador de impacto ambiental generado por la demanda humana que se hace de los recursos existentes en los ecosistemas del planeta, relacionándola con la capacidad ecológica de la Tierra para regenerar sus recursos. Fuente: es.wikipedia.org

[4] La Real Academia Española (RAE) define el consumismo como “la tendencia inmoderada a adquirir, gastar o consumir bienes, no siempre necesarios” fuente: http://ssociologos.com/

[5] “La Obsolescencia Programada u Obsolescencia Planificada es la determinación o programación del fin de vida útil de un producto…” Fuente: es.wikipedia.org

[6] Documental completo sobre Ghana, un país africano que actualmente está siendo utilizado como un enorme basurero de aparatos electrónicos. https://www.youtube.com/watch?v=HLdAhwL5zYw

[7] En octubre del 2014 “Francia dio un paso gigante al legislar contra la obsolescencia programada (acortar la vida de útil de un producto intencionalmente para que el consumidor tenga que comprar uno nuevo). Fuente: http://www.eldiario.es/

[8] Imagen tomada de internet de unos hombres que se encuentran en los enormes basureros de la ciudad africana llamada Ghana.

[9] SOP es un movimiento con presencia en todo el mundo dedicado a combatir la Obsolescencia Programada, SOP se dedica a certificar empresas que deseen salir del círculo vicioso que representa este tipo de práctica antiética y poco saludable. fuente: http://www.movimientosop.org/

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s